30 de enero de 2014

La coprotagonista de la historia

Recibo esta mañana un inquietante mensaje a través de la fanpage del blog en Facebook. Es temprano, estoy recién levantada y no entiendo muy bien como funciona la aplicación, pero veo: "No me puedes hacer esto". Creo que no he leído bien, el móvil se me apaga y mientras que lo pongo a cargar le doy vueltas a quién puede haber sido el o la remitente del mensaje. Se enciende el móvil, vuelvo a leer el mensaje, es mi madre y me dice: "No me puedes hacer esto en el trabajo ..." y antes de terminar de leer, se me vuelve a apagar el móvil. Maldita bateria, malditos teléfonos táctiles y maldito Candy Crush que le quita la energía al aparato y a mi. Enciendo angustiada por mi progenitora. Definitivamente, necesito un Iphone. Esto tarda la vida en arrancar y yo no puedo estar con el corazón en un puño porque mi madre me reprocha algo, y me dice que no le puedo hacer ... lo que sea que averiguaré cuándo el teléfono arranque. Lo que os digo, por mis 31 años, un Iphone. Por salud mental. Estamos a 10 días, ahí lo dejo. 

Por fin tengo el mensaje completo, y respiro tranquila, mi madre me riñe porque acaba de leer la última entrada de Clara: "No me puedes hacer esto en el trabajo, menos mal que estoy sola porque los lagrimones me corren por la cara ...". Es decir, que mi profesora de costura se desternilla de risa en la oficina por una historia, y esto es lo que más gracia me hace, que ella ha vivido en primera persona. Pero es que se lo recuerdas ahora, y se desternilla igual. O más.  

El otro día me preguntaba una amiga si mi madre es seguidora del blog. No es que sea seguidora, es que yo creo que es una de mis mayores fans. La que más se ríe, y la que continuamente me pide que escriba. Y es que además, en muchas ocasiones es la coprotagonista de las aventuras de Clarita, porque siguiendo las reglas de una buena relación maternofilial, discutimos tres veces al día, pero nos reímos unas cuántas más, y soy totalmente incapaz de imaginar mi vida sin ella a mi lado. Discutiendo, pero sobre todo riendo.

El viernes pasado decidimos salir de compras por la tarde. A un par de ópticas, a ver gafas. Nos emperifollamos, abrigo, bolso, llaves del coche y bajando la avenida. 

- Clara: "Bueno mamá ¿y cómo quieres las gafas?¿cómo te las vas a comprar?
- Mamá de Clara: "No, si yo no me voy a ver nada, yo solo vengo a acompañarte a ti, ¿tú como te las vas a comprar?
- Clara: "No mamá, yo no me voy a comprar ningunas, si yo venía para acompañarte a ti ...". 
- Mamá de Clara: "No no, yo a ti ..."
- Clara: "Mamá da la vuelta y vamos a tomarnos un café al parque porque ya nos vale ...".

Menos mal que nos dio por hablar del tema en el coche, porque no me quiero ni imaginar ese mismo diálogo en la óptica con la dependienta delante. Es que lo estoy viendo. Al final alguna de las dos se hubiera comprado unas gafas por no quedar en vergüenza. Si no las dos. Lo veo. No sé cómo llegamos a la conclusión de que la otra se iba a comprar unas gafas. No tengo ni la más remota idea, pero las risas cada vez que nos acordamos no se pagan con dinero. 

(Mamá, cuando leas esta entrada, por favor recuerda respirar, que a veces te ríes tanto que te pones de un color azul-morado que nos da muchísimo miedo).

4245 besos por todas la visitas al blog, por vuestros mensajes de cariño y ánimo y por vuestro aliento en esta aventura. Sois los mejores. Y mi madre, la que más. 

Clara Como la Vida Misma



4 comentarios:

  1. Eres la mejor! jajaja y tu madre una edición limitada! por primera vez me siento parte de la historia, amiga, jajaja. queremos un libro YA!

    ResponderEliminar
  2. Eso, eso!! Libro ya, pero ya. Aunque sea en formato electrónico, que la vida está mu mala. Y si quieres venirte a casa a escribirlo, ya sabes que tienes mi ordenador todo el tiempo que necesites. Porque una buena colección de risas y sonrisas bien merece el esfuerzo. Recuerda una frase que le leí a Lydia Bosch, y que me encanta tener presente y recordar: "Prefiero tener arrugas en el entrecejo de reirme, que tener arrugas en el alma de no reirme".

    Te queremos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno... Que tu familia esté detrás de tu blog es genial!!! Un abrazote y sigue discutiendo... A mi me pasa lo mismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas madres que son nicontigonisinti!! Un beso cocinera!!

      Eliminar